Seleccionar página

19-07-2016 Las mentiras piadosas, las maneras de evadir las preguntas de los entrevistadores, groserías o informalidades, son lo menos adecuado para encontrar empleo.

Las entrevistas de trabajo pueden generar niveles de alta tensión en los candidatos que se presentan en busca de un puesto.

En este marco, es probable que se cometan errores o se digan “verdades” que quizás sea mejor guardar para un siguiente encuentro. Lo mismo sucede con las preguntas que puede tener el entrevistado sobre la búsqueda.

En estos casos lo recomendable es siempre medir las palabras. También prestar especial atención a la elección de vestimenta y maquillaje, factores que pueden jugar un papel decisivo.

“Escuchar activamente al entrevistador y no interrumpirlo, teniendo en cuenta que es él quien lidera el proceso, responder de forma elocuente a cada uno de los planteamientos yhacer preguntas pertinentes hacen parte del éxito de la entrevista”, comentó al diario El País de Uruguay Noel González, jefe de Candidato y Pass de Adecco.

Coincidió Marcela Acero, líder de consultoría de E Hunters, en que una palabra inadecuadapuede truncar el camino del entrevistado como aspirante ideal y hacer que sea descartado en el proceso.

Los errores más frecuentes pueden ser no responder a lo que el entrevistador pregunta o evadir la respuesta. Y otro muy grave, es decir mentiras: dar respuestas falsas, mostrar sabiduría o experiencia.

Los expertos consultados por el matutino agregaron que está mal hablar peyorativamentede otras compañías y ex jefes. El entrevistado debe tener cuidado al contar motivos de retiro o experiencias pasadas.

Asimismo, no debe ser demasiado informal, o decir groserías. A veces el ambiente de una entrevista genera mucha confianza, por lo que el candidato bajo esa premisa baja la ansiedad y utiliza lenguaje inadecuado o coloquial.

Tampoco es aconsejable mendigar por trabajo: “Les ruego mucho que me den la oportunidad, tengo bastantes necesidades”. Frases de ese tipo no son acertadas.

Menos aún, presumir -“Soy el mejor en mi área”- o hablar en primera persona cuando se relatan los logros alcanzados en trabajos anteriores.

Fuente: Iprofesional