Seleccionar página

22-12-2016 La previsión que calculan las compañías está muy lejos de la estimación oficial de la inflación para el año próximo, que se ubica en 17%.

Las empresas argentinas cerraron entre fines de noviembre y principios del corriente mes los presupuestos para 2017, que necesitan ser aprobados en las casas matrices, en el caso de las multinacionales.

En este marco, según el último estudio realizado por la consultora Mercer, las compañías locales previeron dar incrementos salariales de 28,6% en promedio a su personal fuera de convenio el año próximo.

Este número, que como ya es costumbre en la Argentina, terminará de definirse el año próximo a la luz del cierre de las paritarias más importantes, también se ubica muy lejos de las intenciones del gobierno nacional.

En el Presupuesto aprobado este año en el Congreso, el equipo económico había previsto una inflación de alrededor del 17% para el año próximo, y esperaba -en un esfuerzo para reducir la tendencia de suba de precios- que las negociaciones salariales cerraran también en torno a esa cifra.

Pero en promedio las compañías están previendo un 23% de inflación para el 2017, según se deriva del relevamiento realizado por Mercer en noviembre, fundamentalmente entre grandes compañías y subsidiarias de multinacionales.

“En 2016 se estima una pérdida de poder adquisitivo de entre el 3% y 4% para personal fuera de convenio. Es por ello que la mayoría de las compañías están presupuestando para 2017 entre un 26% y un 28%, unos puntos más por encima de la inflación proyectada”, explicó Valeria Bohórquez, Directora del negocio de Talento para Argentina, Uruguay y Paraguay.

“Sin embargo, en la medida en que se perciba una baja de la inflación mensual estimo que el porcentaje de ajustes para el año que viene podría ir decreciendo“, agregó.

En el 2016, las empresas en Argentina otorgaron un incremento del 33,4% al personal fuera de convenio. Las industrias que más otorgaron son Agro (36%); Química (36%); Automotriz y Autopartista (36%); seguido por Seguros (35%); High Tech (35%); Retail (34%), Life Sciences (34%), Bancos (33% más ROE). Entre las que menos incrementos otorgaron están Ingeniería y Construcción (32%) y Energía (32%).

En detalle
Más allá de este promedio, habrá sectores de la economía que entregarán a sus trabajadores subas salariales un poco mejores.

Es el caso de las industrias como Ciencias de la Vida (farma, biotecnología, investigación clínica) y las Químicas, que darán un 31% de aumento en promedio el año próximo.

Serán seguidas por compañías de Alta Tecnología (30% de incremento); Automotrices o de autopartes (30%), Consumo Masivo (30%), Ingeniería y construcción (29%), Retail (29%), Seguros (29%) Energía (servicios, exploración y refinerías y gas) con un 28%, y Bancos (28%).

“En general los sectores que prevén mayores aumentos son aquellos que logran mejor rentabilidad, acuerdos colectivos más agresivos o exportan sus productos o servicios”, explicó Bohórquez.

La encuesta también relevó la percepción de las empresas respecto al pago de bono en 2017, por los resultados obtenidos durante el 2016.

El 41% estima que pagará en target; el 35%  lo hará por debajo del target; el 15% por encima y un 9% respondió que no pagará bonos.

El bono está en general determinado por el desempeño de la compañía a nivel local, regional y eventualmente global, sumado al desempeño individual del empleado. Estos componentes impactan de distinta manera en el bono de cada empleado, según el puesto que ocupe en la compañía.

Por ejemplo, en los niveles más altos, el desempeño global de la empresa tiene una gran incidencia en el bono. En cambio, en los niveles más bajos, el desempeño individual es el que tiene mayor peso. Los bonos se calculan en base a un target o monto de referencia si se cumplen los objetivos al 100%.

El 93% de las empresas no piensa modificar la fecha de pago de bono (que es entre enero y marzo en general). Aquellas que lo adelantarán (7%) lo harán 2 meses.

Fuente: Iprofesional