Seleccionar página

Una nueva encuesta revela que la mayoría de las industrias prevé una recuperación de los sueldos, al ajustarse por encima de la inflación prevista. Las cifras van desde el 25% en los sectores más golpeados hasta el 33% en los más dinámicos. La retención de talentos, primera preocupación.

Mientras que en algunas empresas todavía se debate si se otorga o no el bono de fin de año para los trabajadores del sector privado, casi el 80% de las compañías que operan en el país ya están trabajando en el presupuesto para el año próximo.

A esta altura de 2015, las proyecciones fallaron prácticamente en todo el espectro de industrias y sectores productivos de la Argentina.

 Desde las esferas de Gobierno se estimaba que la inflación anual sería cercana al 25% y se pedía un tope de incremento salarial del mismo tenor para las negociaciones.

Ni los gremios ni las empresas escucharon la versión oficial, así fue que en promedio las subasoscilaron en 30% para el personal por convenio y en el 31% para los que están fuera de este esquema, según estimó la consultora Willis Towers Watson.

En un evento realizado en el Hotel Hilton Buenos Aires, la firma dio a conocer su último informe de Compensaciones y Beneficios que demostró que, pese a todas las previsiones, los sueldosquedaron rezagados frente al índice de precios proyectado, que cerraría entre el 38% y el40% anual.

Los bonos de fin de año que se acordaron en la mesa de diálogo no cambiarían demasiado la ecuación, que muestra la pérdida de capacidad de compra de los trabajadores.

“Entendemos que no, debido a que las empresas no están planificando extender esta decisión para el personal fuera de convenio“, agregó al respecto Marcela Angeli, directora del área de Gestión de Talento y Compensaciones de WTW.

“De existir cambios en estos números en los presupuestos salariales del 2017, estarán relacionados con la evolución de la inflación, siendo esta la variable clave al momento de definirlos”, agregó en declaraciones a iProfesional.

Es por eso que, en esta etapa de planificación, las firmas buscan no repetir la historia y mejorar el debilitado poder adquisitivo de sus empleados.

Según WTW, se espera un incremento promedio del 28% para el personal dentro de convenio el año próximo, y del 29% para quienes no convencionados (ver cuadro)

Asimismo, la inflación que prevén las compañías está lejos del 17% que estimó el Gobiernonacional.

Más bien, creen que se ubicará entre el 25% y el 27%, con un precio del dólar estimado en un rango de $16,8 a $18.

De cumplirse estos pronósticos, sería al menos un año de “empate” o, en el mejor de los casos, de recuperación de un par de puntos del poder de compra.

La mayoría -el 65% de las empresas consultadas para el informe- volverán a realizar dos ajustes anuales, sobre todo repartido en los meses de marzo/abril y en septiembre/octubre, como ya es costumbre en Argentina.

Ese hábito no se rompería incluso si se detecta una baja considerable en los aumentos de precios. Es probable, según explicó Angeli, que las empresas vuelvan a utilizar entre un 60% y un 70% del presupuesto anual en el primer ajuste del año.

“En el caso que la inflación se desacelere, será menor el incremento que darán en lasegunda parte del año. De esta manera, no llegarían a utilizar el 100% de lo previsto”, anticipó la experta.

Ganadores y perdedores

Los aumentos no serán para todos los empleados por igual:

– El 29% de las compañías consultadas por WTW darán un incremento general

– Sólo un 16% recurrirá a un esquema selectivo

– El 55% restante combinará ambos formatos

De hecho, este tipo de incrementos y plus por mérito son uno de los puntos más reclamadospor los dependientes, según el estudio de WTW.

Es el tema más habitual de exigencia en el 73% de las compañías, por encima de otros beneficios que permiten un mejor balance entre la vida laboral y la personal (56%) y las oportunidades de desarrollo (24%), entre otros.

Tampoco el año próximo habrá homogeneidad entre industrias y actividades para otorgar los aumentos.

Los sectores que se encuentran en los extremos, según el análisis de WTW, serán la automotriz y la de alta tecnología.

Angeli atribuye los menores incrementos en las empresas del rubro automotor a la “baja en los resultados del negocio”.

“Claramente es uno de los sectores de la economía que se vio más perjudicado este 2016. También es una actividad muy cercana a la realidad de Brasil, cuya económica también estuvo afectada en los últimos años”, añadió.

Agenda de RRHH
Más allá de los incrementos salariales previstos, todos los demás indicadores que tienen que ver con el empleo en las empresas tenderían a mejorar en 2017.

Sólo un 13% de las firmas consultadas por WTW no contratará nuevo personal en 2016, la mitad de las que tuvieron la misma previsión el año pasado.

El 9% reducirá la fuerza laboral tercerizada y el 8% la propia. En 2016, las que preveían estos recortes eran el 26% y el 18% respectivamente.

Asimismo, el 9% no reemplazará los puestos vacantes en 2017, en lugar del 22% que preveía esta misma situación este año.

Por último, el 7% de las compañías achicará los presupuestos para incrementos para capacitación, planes de salud y otros beneficios.

Fuera de las cuestiones presupuestarias, la identificación y retención de talentos será el principal tema en la agenda de las áreas de Recursos Humanos, y superó a la gestión de clima (que lideró el ranking el año anterior)

Angeli remarcó positivamente el “retorno” de esta temática al tope de los temas de agendaen Recursos Humanos, “como lo era en todos los años anteriores, a excepción del año pasado”.

“Desde nuestra perspectiva, sin dudas tiene que ser uno de los principales focos de las empresas. Es decir, que tengan como prioridad la gestión a través de políticas y estrategias adecuadas para atraer, retener, fidelizar al capital humano que compone el talento de la empresa”, expresó la especialista de WTW.

La capacitación y el desarrollo de gerentes y ejecutivos pasó del quinto puesto al tercero, en línea con los cambios al tope de la escala. Lo mismo sucedió con la atracción de personal.

Esto sucede, según detalló Angeli, porque “visualizan que a través de la buena gestión -que se logrará con gerentes y ejecutivos bien capacitados- de estos perfiles se mejora la retención y el compromiso de los empleados; más allá de los alcanzar los resultados del negocio”.

Por el contrario, las temáticas que perdieron espacio en la agenda de RR.HH. son la de reducción de gastos -cayó del tercer escalón al cuarto- y la retención de jóvenesprofesionales, que pasó del cuarto al tercer puesto.

Para la experta de WTW, esto en realidad denota un cambio positivo: “La reducción de costospierde importancia por dos razones: porque las empresas ya los han optimizado mucho, y por otro lado, porque empiezan a visualizar un 2017 mejor, en el que ya no será necesario aplicar acciones tan críticas y negativas”.

Y acerca de la alta prioridad que hasta ahora se le daba al reclutamiento de jóvenesprofesionales, afirmó que en los últimos años se trabajó a tal nivel la propuesta de valor al empleado con este segmento como eje, que ahora hay pocos aspectos de mejorar en ese sentido.

Fuente: Iprofesional