Seleccionar página

Redacción. La aparición del Covid-19 ha incrementado de forma exponencial la implementación de sistemas digitales para el desarrollo diario de los procesos laborales de miles de empresas.

Este impulso ha convertido la digitalización en obligatoria y ha disparado la demanda de empleados con capacidades tecnológicas. En este sentido, el aumento de la competencia por este tipo de talento ha multiplicado las estrategias por captarlo o retenerlo.

“La captación y retención del talento tecnológico se convertirá en un elemento clave para que las empresas recuperen su competitividad”, asegura Juanvi Martínez, responsable del área de Career en la consultora de Recursos Humanos Mercer.

“Ahora es el momento de plantear nuevas estrategias para impulsar la digitalización empresarial. Hemos detectado que existen carencias de talento muy notables en IP, cloud, inteligencia artificial y big data”, añade Martínez.

Según el último informe Global research study into digital talent de Mercer, en Europa la competencia por data scientists está en su punto más alto, y el 48 % de las empresas sufre una fuerte rotación voluntaria de este tipo de empleados.

“La batalla no termina una vez que el candidato se une a la organización. El desafío está en la retención”, afirma Alonso Roquero, responsable de soluciones digitales de gestión de talento en Mercer.

Desde la consultora de RRHH concluyen que solo conseguirán diferenciarse aquellas organizaciones que redefinan la experiencia de sus empleados para ofrecerles oportunidades de desarrollo de sus habilidades, den opciones de trabajo flexible y garanticen un lugar de trabajo y estilo de vida que encaje con sus expectativas para generar afinidad, orgullo y propósito.