5.Dedica tiempo a cada empleado. Desde el departamento de RRHH es interesante proponer un momento a la semana para tomar la temperatura y testear el estado anímico de cada trabajador por parte de su responsable, detectar posible desmotivación, incomodidades. Puede ser un buen momento para hacer una evaluación de desempeño, hablar sobre productividad y escuchar sugerencias. Trabajar las resistencias culturales y las necesidades formativas en habilidades tecnológicas.

6.Formación. Se pondrá de manifiesto la brecha digital y habrá que ponerle solución con formación (piensa en webinars para ayudar a resolver cosas muy específicas), una especie de píldoras con info práctica para el desempeño.

7.Plantea estrategias con objetivos claros y medibles para cada departamento. Y mediante la evaluación ve ajustándolo.

Si no lo estaba, teletrabajar no lo mejorará

Hay algo importante que hay que tener en cuenta y es el tiempo necesario y las dificultades que puede surgir en la adaptación a las nuevas dinámicas. Entre las cosas que se han puesto de manifiesto durante esta crisis sanitaria es si el tipo de cultura que adopta una empresa favorece un buen ambiente laboral o, por el contrario, está demasiado constreñido.

Si ya se cuenta con las herramientas que han favorecido la relación entre empleados entonces la tecnología jugará a favor. Si no se ha construido anteriormente ese clima crear un buen vínculo, aun con las mejores herramientas, llevará más tiempo, paciencia y confianza.

Autor: Lucia Carrasco

Fuente: HRTrends by infoempleo