Seleccionar página

La alerta sanitaria provocada por el COVID-19 ha obligado a muchas empresas a optar por el teletrabajo, siguiendo la estela de muchas otras compañías que ya tenían establecida esta forma de trabajar para sus empleados. Aunque siempre se habla de las ventajas del teletrabajo, también presenta algunas dificultades, tanto para empresas como para trabajadores. Establecer la mejor fórmula de control horario en el teletrabajo es una de las preocupaciones planteadas por aquellas organizaciones que se plantean la posibilidad de que sus empleados trabajen a distancia.

Obligación del control horario en el teletrabajo

El control horario en el teletrabajo es responsabilidad de la empresa, según se recoge en la Guía sobre el Registro de Jornada del Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Sin embargo, la compañía puede establecer el método de registro que le resulte más cómodo, siempre que respete lo establecido en negociación colectiva o acuerdo de empresa, o bien a través de una decisión legal planteada por el empresario.

Algunas empresas excusan el hecho de no controlar la jornada laboral de sus teletrabajadores en una política de respeto hacia su intimidad. Sin embargo, esta justificación no resulta válida para la Justicia, que observa en esta decisión querer obtener un beneficio propio.

Por otra parte, además de establecer el control horario en el teletrabajo, la compañía también tiene que definir otras cuestiones, como los turnos a realizar, el registro del desempeño diario de los trabajadores hora por hora o las condiciones del periodo de descanso.

El objetivo es que el teletrabajador pueda adaptar el horario de trabajo a sus necesidades, si así lo acuerda con la empresa. Pero sin que exista la sospecha de abuso por su parte.

Fórmulas para controlar el tiempo de trabajo

Hoy en día existen diferentes herramientas para controlar que el trabajador esté realizando las tareas propias de su función durante el tiempo estipulado. Hay sistemas manuales, analógicos y digitales, y de hecho cualquiera resulta válido siempre que cumpla su cometido y permita reflejar fiel y objetivamente la jornada laboral, sin distorsiones. Entre las fórmulas de control horario en el teletrabajo más empleadas por las compañías destacan las siguientes:

  • Registro del encendido y apagado del dispositivo electrónico utilizado.
  • Aplicaciones de cronometración de la actividad real del trabajador.
  • Inserción manual por parte del trabajador de los datos pertenecientes a su jornada laboral.
  • Programas informáticos que detectan el movimiento del ratón y el teclado del ordenador.
  • Fichar con el smartphone a través de la geolocalización.

Algunas de las aplicaciones para registrar la jornada laboral van más allá del registro de la hora en la que el trabajador comienza y finaliza su jornada. Muchas de ellas están preparadas para que el empleado pueda indicar las tareas que va realizando o incluso las hay que ofrecen la posibilidad de imputar tiempo a cada tarea.

En cualquier caso, y al igual que le corresponde a la compañía el control horario en el teletrabajo, también existe la obligación para la empresa de respetar el tiempo de descanso del trabajador, algo especialmente importante cuando las tareas se desempeñan desde el propio domicilio.

Fuente: Infobae