Seleccionar página

A los candidatos, esos sentimientos pueden jugarles en contra. Es que, aseguran los expertos, las personas que logran mantenerse en calma y serenas son las que suelen quedarse con los puestos.

Las entrevistas de trabajo provocan temor y ansiedad en un alto porcentaje de las personas que se enfrentan a tales situaciones. Sin embargo, si usted es uno de ellos, debería considerar que esos sentimientos podrían jugar en su contra.

La versión digital del periódico mexicano Excélsior informa que las personas que logran mantenerse en calma y serenas son las que suelen quedarse con los puestos de trabajo.

¿Cómo lograrlo?
Según Aime Dyamond, colaborador de elitedaily.com, el postulante debe pensar que la experiencia no debe ser aterradora, pues no se trata de ningún interrogatorio de los que se hacen en prisión. Recuerde que usted es un perfecto extraño para el entrevistador, a quien también puede analizar de la misma forma que él lo analiza.

El experto sugiere que aproveche ese aire de misterio que lo rodea para no revelar mucho, o no muy rápido, sobre usted. Es muy probable que el reclutador ya lo haya buscado en redes sociales, por lo que ya averiguó algunas cosas de su personalidad.

Si le es posible, prepárese en ese aspecto, teniendo fotos e información adecuadas en su perfil.

Excélsior señala además que procure ser amable, acoger la hospitalidad, aceptar agua o café si se lo ofrecen. En la entrevista puede surgir una conversación amable, pero no olvide que está en un proceso de selección, por lo que no debe abusar de la comodidad.

El reclutador podría hacerle una pregunta cuya respuesta desconozca. Lo ideal es simplemente responder “no sé”, para luego aprovechar ese desconocimiento en decir cómo haría para conocer la respuesta.

Finalmente, los entrevistadores suelen jugar un papel un tanto mezquino. Dyamond resalta que no debe caer en su juego. Deje que solo él sea en el que esté inmerso en su propio ambiente de tensión.

Fuente: Iprofesional